¡Por fin se hace algo!

Las perforaciones realizadas en el suelo del santuario de As Ermidas, en O Bolo, ya impiden que las aguas subterráneas ejerzan presión sobre la estructura del templo, provocando su deformación y amenazando su estabilidad. El vicepresidente de la Fundación Nuestra Señora de As Ermidas, Luis Maroto Cervera, afirmó que 'la reducción de presión ya funciona'.

2 comentarios:

  1. me alegro pero que no se fien mucho que cuando las montañas aprietan no se puede confiar uno!!!

    ResponderEliminar

Gracias por dar vida a este blog con tu comentario.

Entradas populares de este blog